Casa
Departamentos
E-Mail
Maresia
La Playa

Las acacias ya han florecido y la promesa de días soleados nos empujan afuera. 
Se van yendo las grises nubes de frio, esas que flotan como humo sucio y que miramos tiritando.
Es el momento de salir a mirar los brotes y a prepararse para calafatear la casa, porque son como barcos las casas a la orilla del mar. 
Como barcos que sufrieron las galernas y los embates del viento.
Es el momento de salir de la cálida madriguera, para comenzar a pintar las barandas, las cubiertas
y a sacudir el herrumbre que ha dejado el invierno. 
Aceitar los hierros y a pulir los mamparos.
Es el momento de prepararnos para el verano, con el placer de imaginar los días que vendrán como luminosos y propicios.